Eco-packaging

Según un estudio realizado por la consultora Nielsen a nivel global, la tendencia en el diseño de envases de productos alimenticios sigue siendo dictada por el verde. Con la infinita información que circula sobre el calentamiento global y el cuidado del medio ambiente, el packaging, sus roles y el impacto ambiental que puede generar su desecho son hoy en día algunas de las principales preocupaciones para pensar un elemento estratégico tan valioso como el envase. Mientras la industria sale a conquistar al consumidor preocupado por los temas ecológicos, esta nota se interroga sobre mitos y verdades en la era de lo biodegradable. 

Bueno, bonito, barato
¿Qué sería un packaging perfecto? ¿qué cuestiones lo harían completo? Según el informe, los empaques, cada vez más innovadores, deben ser funcionales, convenientes, higiénicos, atractivos, informativos y, cada vez más, verdes.
De acuerdo con una encuesta internacional sobre packaging de alimentos realizada por The Nielsen Company, el 90 por ciento de los consumidores mundiales eco-conscientes mencionaron estar dispuestos a renunciar a ciertos aspectos o roles de éste si esta acción ayudara a mejorar la calidad del medio ambiente.
Sin embargo, algunas funciones son indispensables y estos consumidores no están dispuestos a prescindir de ellos. Menos del 30 por ciento, estaría dispuesto a prescindir de los beneficios de higiene y protección de un envase, aunque esta acción pudiera ayudar a mejorar la calidad el medio ambiente. Sin embargo, los roles de la funcionalidad y la conveniencia son más negociables para estos usuarios.
Sociedad de consumo… responsable
La consultora concluye que el packaging sustentable se constituye como uno de los principales desafíos actuales a la hora de la innovación. “Aunque el packaging eco-amigable todavía no llega a ser la principal prioridad para los compradores, ciertamente es una demanda en potencial crecimiento que la industria alimenticia no puede ignorar”.
Los resultados muestran que los usuarios resignarían en un 49 por ciento un pack que facilite el almacenamiento en el hogar en pos del medioambiente. En un 48 por ciento resignarían la conveniencia, por ejemplo bolsas de cocción o cierres herméticos. Muchas veces, para que el producto llegue en óptimas condiciones al consumidor las empresas apuntaron a mejorar cada vez más su packaging, muchas veces aumentando la cantidad de residuos generados por los embalajes y las protecciones. Este es el punto de inflexión en el que el tema debe ser abordado para que esos beneficios no se vuelvan en contra al sopesar los usuarios los posibles impactos negativos para el planeta.
En este sentido, el packaging se vuelve casi tan importante como el producto, o por lo menos, un aspecto relevante más, dentro de la estrategia de marketing. Un envase puede ser decidor de la compra o lo contrario, puede estar en línea con el mensaje, la comunicación y los atributos del producto o no y este es el aspecto que el informe recalca.
En la medida en que la cultura de lo “ecológico” suma adeptos e interesados entre el gran público, resultará una cuestión ineludible a la hora de focalizar un negocio, sobre todo, en el caso de alimentos y la exposición particular que estos tienen en las góndolas de los supermercados, un punto de venta que crece sin parar en los últimos años en la Argentina.
Debates iniciales
Desde cambiar un envase de plástico por uno de cartón, minimizar la cantidad de plásticos que sirven de protección al producto o utilizar mayor cantidad de materiales reciclables, han ido mejorando la relación empresa-ambiente. No obstante, el mercado ha puesto foco en estas problemáticas recientemente, y aún no queda claro ni siquiera la utilización de la palabra “biodegradable” para etiquetar un envase y los reales beneficios de esto al entorno. Rafael Auras es profesor de la Michigan State University School of Packaging, Estados Unidos. Desde allí ha podido estudiar el crecimiento del fenómeno de estos productos. Para él todavía no existe un único organismo (ya sea privado o estatal), con consenso a nivel mundial, para establecer estándares de biodegradación. Además, duda de que esta sea la solución absoluta al problema actual y pugna por un debate responsable para desarrollar nuevas maneras de incorporar un verdadero packaging sustentable. En sintonía, para Nielsen éste se constituye como uno de los principales desafíos actuales a la hora de la innovación.
Malen Lesser
(Infobrand)

Bueno, bonito, barato

¿Qué sería un packaging perfecto? ¿qué cuestiones lo harían completo? Según el informe, los empaques, cada vez más innovadores, deben ser funcionales, convenientes, higiénicos, atractivos, informativos y, cada vez más, verdes.
De acuerdo con una encuesta internacional sobre packaging de alimentos realizada por The Nielsen Company, el 90 por ciento de los consumidores mundiales eco-conscientes mencionaron estar dispuestos a renunciar a ciertos aspectos o roles de éste si esta acción ayudara a mejorar la calidad del medio ambiente.
Sin embargo, algunas funciones son indispensables y estos consumidores no están dispuestos a prescindir de ellos. Menos del 30 por ciento, estaría dispuesto a prescindir de los beneficios de higiene y protección de un envase, aunque esta acción pudiera ayudar a mejorar la calidad el medio ambiente. Sin embargo, los roles de la funcionalidad y la conveniencia son más negociables para estos usuarios.

Sociedad de consumo… responsable
La consultora concluye que el packaging sustentable se constituye como uno de los principales desafíos actuales a la hora de la innovación. “Aunque el packaging eco-amigable todavía no llega a ser la principal prioridad para los compradores, ciertamente es una demanda en potencial crecimiento que la industria alimenticia no puede ignorar”.
Los resultados muestran que los usuarios resignarían en un 49 por ciento un pack que facilite el almacenamiento en el hogar en pos del medioambiente. En un 48 por ciento resignarían la conveniencia, por ejemplo bolsas de cocción o cierres herméticos. Muchas veces, para que el producto llegue en óptimas condiciones al consumidor las empresas apuntaron a mejorar cada vez más su packaging, muchas veces aumentando la cantidad de residuos generados por los embalajes y las protecciones. Este es el punto de inflexión en el que el tema debe ser abordado para que esos beneficios no se vuelvan en contra al sopesar los usuarios los posibles impactos negativos para el planeta.

En este sentido, el packaging se vuelve casi tan importante como el producto, o por lo menos, un aspecto relevante más, dentro de la estrategia de marketing. Un envase puede ser decidor de la compra o lo contrario, puede estar en línea con el mensaje, la comunicación y los atributos del producto o no y este es el aspecto que el informe recalca.
En la medida en que la cultura de lo “ecológico” suma adeptos e interesados entre el gran público, resultará una cuestión ineludible a la hora de focalizar un negocio, sobre todo, en el caso de alimentos y la exposición particular que estos tienen en las góndolas de los supermercados, un punto de venta que crece sin parar en los últimos años en la Argentina.

Debates iniciales
Desde cambiar un envase de plástico por uno de cartón, minimizar la cantidad de plásticos que sirven de protección al producto o utilizar mayor cantidad de materiales reciclables, han ido mejorando la relación empresa-ambiente. No obstante, el mercado ha puesto foco en estas problemáticas recientemente, y aún no queda claro ni siquiera la utilización de la palabra “biodegradable” para etiquetar un envase y los reales beneficios de esto al entorno. Rafael Auras es profesor de la Michigan State University School of Packaging, Estados Unidos. Desde allí ha podido estudiar el crecimiento del fenómeno de estos productos. Para él todavía no existe un único organismo (ya sea privado o estatal), con consenso a nivel mundial, para establecer estándares de biodegradación. Además, duda de que esta sea la solución absoluta al problema actual y pugna por un debate responsable para desarrollar nuevas maneras de incorporar un verdadero packaging sustentable. En sintonía, para Nielsen éste se constituye como uno de los principales desafíos actuales a la hora de la innovación.

Malen Lesser
(Infobrand)

- Extraído de comunicarse.com.ar – 

Share

Post a comment

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR